Motivar al alumnado, gran reto educativo

Según la investigación “Panorama de la educación en España tras la pandemia del COVID-19: La opinión de la comunidad educativa”

237

Preocupación y esperanza son los dos sentimientos predominantes entre los docentes españoles de cara al próximo curso escolar. Preocupación por las incertidumbres con las que se plantea el futuro educativo en el curso 2020/2021 y los grandes retos a los que deberán hacer frente como, por ejemplo motivar al alumnado, fuente de preocupación principal para el 76% de los docentes.

También piden una revisión profunda del currículum; mayor cultura de colaboración entre docentes; mayor atención a cuestiones socioemocionales y formación y liderazgo de los equipos directivos.

Los docentes se muestran escépticos ante una administración educativa que, en su opinión, se ha limitado durante el curso 2019-2020 a invocar la autonomía de los centros sin aportar soluciones, ni recursos, ni inversiones.

A pesar de todo, del discurso de los docentes también se desprende un sentimiento generalizado de esperanza porque, al igual que los alumnos y sus familias, viven la crisis con profundo deseo de transformación que posibilite alcanzar un sistema educativo fortalecido y desean formarse para estar a la altura.

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio “Panorama de la educación en España tras la pandemia del COVID-19: la opinión de la comunidad educativa” realizada por un grupo de investigadores de las Universidades de Granada y Málaga, coordinado por el profesor e investigador de la UGR, Fernando Trujillo.

alumnado
Aula de la CEU-UCH en el campus de Valencia.

En el estudio han participado más de 5.000 docentes de Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional y Educación de Personas Adultas. Además, se han realizado doce grupos de discusión para completar la visión cuantitativa en los que han participado estudiantes y familias de todos los niveles educativos.

La investigación supone el paso previo a la inminente puesta en marcha de “Educación Conectada”, un proyecto de BBVA y Fad  que comprende un conjunto de acciones de emergencia dirigidas al ámbito educativo tras la crisis causada por el COVID-19.

Grandes retos educativos 

De cara al próximo curso escolar, los docentes españoles ven indispensable reforzar las infraestructuras, tanto en espacios como en recursos tecnológicos, y las plantillas. Al 67% le preocupa la falta de dispositivos (portátiles, tablets, etc.) entre el alumnado y el efecto que puede tener en la igualdad de oportunidades; al 63% la falta de personal en los centros para hacer frente a las nuevas necesidades; al 60% la disponibilidad de medidas de seguridad e higiene; el 59% señala la necesidad de disponer de plataformas y materiales adecuados para el aprendizaje en línea; y al 57% le preocupa cómo gestionar los espacios existentes (aulas, bibliotecas, etc.) para cumplir con las medidas de distanciamiento.

En relación con el aprendizaje, una de las mayores preocupaciones del profesorado respecto a la situación que puedan encontrar a la vuelta de las vacaciones de verano es la motivación para el aprendizaje por parte del alumnado, seguida de cuestiones como la gestión de las emociones o la autogestión del proceso de aprendizaje.

¿Formación presencial o virtual?

En relación con el desempeño de la enseñanza presencial y virtual, la opinión mayoritaria de los docentes para la enseñanza durante el curso 2020-2021 contempla dos escenarios: en primer lugar, la enseñanza semi-presencial con asistencia en días alternos de todos los estudiantes divididos en grupos; en segundo lugar, la enseñanza semi-presencial con asistencia en horas alternas de todos los estudiantes divididos en grupos. Los docentes de Secundaria, Bachillerato, FP y Educación de Personas Adultas optan por la enseñanza semi-presencial con alternancia de días.

Si bien es cierto, el estudio arroja claras diferencias sobre la preferencia de formación presencial o virtual en función de la etapa educativa en la que se encuentre el alumno y también de si se trata de un centro público o privado.

La educación es cosa de todos

Otra de las grandes conclusiones del estudio es que se afianza claramente la idea de que la educación no es un reto exclusivo del profesorado, aunque éste tenga la máxima responsabilidad dentro del sistema educativo. El reto de la educación es social.

El profesorado ha asumido, como no podía ser de otra forma, el reto de la educación a distancia durante el confinamiento y está ya preparándose para abordar el próximo curso con las mejores garantías de éxito. Sin embargo, señalan que es necesaria la colaboración de toda la sociedad para cuestiones que desbordan el ámbito de la práctica docente: la conciliación familiar y laboral, la atención a las necesidades específicas de apoyo educativo, el acceso universal a Internet, la mejora de las condiciones de vida de todas las familias y, en definitiva, el bienestar social y personal del alumnado.

¿Quieres saber más? Escucha nuestro canal de podcast.

Dale al PLAY

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here